Marketing online tradicional

Marketing

Los banners de propaganda: la opción clásica para entrar en circulación.

La opción sin duda más antigua para entrar en circulación en la Web es la utilización de banners. Los banners son espacios de publicidad, de tamaño variable, que suele alquilarse en los portables Web con un alto índice de visitantes y que al pulsarlos conducen a la página Web del que se anuncia en ellos.

Como concepto, la publicidad con banners es algo muy parecido a los anuncios de los diarios. En todas las ciudades hay clientes que, todas las semanas, buscan artículos. Con llegar precisamente a esos clientes, las empresas ofrecen a modo de propaganda un catálogo del artículo en cuestión por un tiempo.

Nota
Los banners pueden tener diferentes formas y tamaños. El tamaño más utilizado es de 468 x 60 píxeles y se conoce como banner completo.

Últimamente, se utilizan cada vez más los banners con tecnología Flash, una tecnología que ofrece una mayor libertad de diseño al ofertante. El usuario puede reconocerla por las complejas animaciones que presenta casi siempre, destinadas a llamar su atención, pero que acaban distrayendo  de su auténtica finalidad: leer el texto.

Por eso, la mayoría de las personas no les gustan estos banners, y algunas sienten auténtico rechazo por esta forma de publicidad. Algunos test realizados demuestran, una y otra vez, que el usuario Web experimentado ni siquiera percibe los banners, un fenómeno conocido como “ceguera ante los banners” y que ha derivado, por extensión, en ignorar sistemáticamente cualquier cosa que se mueva en pantalla, parpadee p tenga el más mínimo parecido óptico con un banner.

Antiguamente, los banners se contabilizaban por contacto visual (AdViews o AdImpression). Al activarse una página con banner, el visitante tienen la ocasión de ver el banner una vez (una visita), y los publicitarios en el banner pagaban por una cantidad por cada mil contactos  visuales, o activaciones de página (CMP, Cost per Mille).

Cuando poco a poco se adoptó un acuerdo más justo: el ofertante sólo tenía que pagar las veces que se pulsaba el banner (AdClicks). El modo de facturación cambió su nombre por el de CPC (Cost per Click).

Otros sistemas de cálculo más modernos son, por ejemplo, el Cost per Lead (CPL). Aquí no se trata sólo de que el visitante pulse un banner y entre en la página del ofertante, sino que debe realizar, además, una acción previamente definida para que quienes ofrecen el espacio para el banner obtengan sus beneficios. Una acción de este tipo puede ser abonarse a una newsletter, o rellenar y enviar un formulario de contacto, en cuyo caso de habla de AdLeads.

Pero la forma más eficaz de propaganda con banners, desde el punto de vista del ofertante, son sin duda las AdSales. En este sistema, quien ofrece el espacio para el banner sólo se lleva su comisión si el visitante compra realmente algo.

Puesto que las probabilidades aquí y en los AdLeads son bastante más reducidas, los costos en estas dos formas de propaganda suelen ser más altos. En el AdSale se paga normalmente un porcentaje sobre la ganancia obtenida en la venta.

Los tipos de banners más importantes pueden clasificarse, en cuanto a su contenido, como:

Nota:
Otros tipos de banners son, además, el streaming, pixel o nano site.

Actualmente, las avanzadas técnicas de los navegadores utilizados por los usuarios están complicando bastante las cosas a quienes se anuncian en la Web. Los nuevos navegadores ofrecen a los usuarios diferentes posibilidades para ocultar automáticamente la propaganda tipo emergente (pop up) y los banners.

Indice Volver al índice

Diseño de páginas Web en Puerto Vallarta y Bahía de Banderas akus.net
subir

Síguenos en Facebook

Artículo de la semana

Cómo iniciar una página WebMetodología para la creación de sitios

Comprende las fases de Análisis, Planificación, Contenido, Diseño. ¿Qué método utilizas?