Programación Web » Administrar un sitio Web » Unidad 1. Introducción:

Pasos clave en la creación de un sitio Web

Visto: 3,772

Pasos clave en la creación de un sitio Web

Las páginas Web son el medio para que muchas empresas estén presentes en la Red. Sin embargo, la proliferación de estas páginas Web han supuesto que muchas organizaciones desarrollen el B2N o Business-to-Nobody (Negocio para nadie).

¿Cómo lograr que una empresa esté presente en Internet de manera eficaz y que sus acciones lleguen a la mayor cantidad de público objetivo?

Desde hace un tiempo a la fecha, Internet ha cobrado un protagonismo especial y, tanto en los medios de comunicación como en eventos de distintas índole (ferias, congresos, seminarios, conferencias, etc.), los empresarios escuchan, con una mezcla de sorpresa y expectación, cómo diversos colectivos los animan a que comiencen a explotar los medios electrónicos y, en definitiva, las oportunidades que Internet brinda.

En este sentido cabe destacar que, pese a que su utilización ha supuesto un impulso fundamental en la generación del uso de la Red, Internet no está integrada únicamente por la WWW (World Wide Web).

Otros servicios, como el correo electrónico, las listas de discusión, los servicios de noticias, el acceso remoto, la transferencia de archivos, las conversaciones interactivas en modo de texto o la voz y video en Internet, también pueden ser empleados por las empresas para optimizar sus procesos empresariales.

"La red goza de características propias, por lo que se debe tener un elevado conocimiento sobre Internet para explotar al máximo sus particularidades"

Sin embargo, dado que cada vez un mayor número de empresas decide estar presente se aprecia un aumento de organizaciones que llevan a cabo un tipo de comercio electrónico del que todavía no se habla demasiado: el B2N (Business-to-Nobody) o dicho de otra forma, presencia de la empresa en Internet sin que sus acciones consigan alcanzar a nadie.

La empresa tiene que ser consciente de que el desarrollo, lanzamiento y mantenimiento de la página Web requiere un compromiso por parte de la organización y la elección del conjunto de profesionales adecuados para las tareas que ello conlleva.

Hasta hace no mucho tiempo, el desarrollo de una página Web parecía ligado a los informáticos, que, a través de un lenguaje sencillo y, en su caso, algún programa complejo, elaboraban un sitio Web con algún texto explicativo.

Sin embargo, derivado tanto de los avances tecnológicos como del mayor conocimiento del medio por parte de los usuarios y del gran número de páginas Web que compiten entre sí por captar el interés de éstos, en la actualidad cobran también importancia otros aspectos.

Por esta razón, el equipo de personas que se encargue del proyecto Web deberá estar integrado por especialistas de distintas disciplinas: marketing, comercio, directores artísticos y personal en programación, diseño gráfico y multimedia.

No obstante, en Internet no es suficiente trasladar al mundo virtual las formas de hacer del medio físico.

La Red goza de características propias, diferentes de las de otros medios de comunicación y comercialización y, por lo tanto, los integrantes del equipo multidisciplinar anteriormente mencionado deberán tener un elevado conocimiento sobre Internet para poder explotar al máximo sus particularidades.

Sin embargo, las necesidades de un gran número de empresas no justifican el mantenimiento, como parte de la organización, de este equipo dedicado a las tareas que se derivan de la página Web.

Para ellas, la alternativa adecuada pasaría por contratar los servicios de una consultoría tecnológica orientada a Internet y de consultoría de marketing y publicidad online, con la capacidad suficiente para adaptarse a las necesidades de la empresa y presentar la solución más apropiada.

No obstante, incluso en este caso, la empresa deberá colaborar estrechamente con los especialistas para conseguir que la página Web, que en un futuro ampliará sus horizontes, se adecue perfectamente a los objetivos perseguidos.

Por esta razón, es conveniente que alguien de la empresa conozca los aspectos principales de los distintos pasos que deben superarse en el desarrollo, lanzamiento, mantenimiento y promoción de la página Web.

Fijación de objetivos

Las empresas que se planteen tener presencia en Internet deben establecer, en primer lugar, los objetivos que esperan conseguir con ello y cuál es su capacidad para asumir los compromisos que la aventura Web implicará.

Por esta razón, cualquier proyecto que se plantee en Internet debe responder a unos objetivos concretos determinado de antemano en función del presupuesto y de las necesidades y características de la empresa.

Objetivos que deben perseguir las empresas con su presencia en la Red.

  • Reducir los costos de promoción y comunicación
  • Fines publicitarios
  • Captar nuevos consumidores
  • Servir de soporte para el canal de ventas
  • Adquirir experiencias en el comercio electrónico
  • Atención al cliente
  • Ofrecer información actualizada
  • Conseguir imagen
  • Posicionamiento estratégico
  • Generación de bases de datos
  • Intento de potencias la presencia internacional
  • Reducir los costos en los procesos empresariales
  • Marketing one-to-one

Identificación del público objetivo

En el desarrollo de la actividad de la empresa, además de los clientes actuales y potenciales, existen diversos públicos que, con sus actuaciones, pueden incidir en el mejor o peor cumplimiento de los objetivos de aquélla.

Por esta razón, la empresa deberá establecer cuál es el colectivo destinatario de la información que se va a transmitir a través del sitio Web.

Los posibles públicos de la organización se pueden dividir en:

  • Internos: miembros de la organización
  • Externos: distribuidores, proveedores de productos o materias primas, suministradores de servicios y proveedores financieros, clientes actuales, clientes potenciales, empresas de la competencia, administración, grupo político-sociales, asociaciones empresariales y profesionales, medios de comunicación y sociedad en general.

Además de establecer el público al que quiere llegar la empresa, hay que analizar sus características y necesidades, así como los hábitos, recursos y experiencia que tiene con respecto a Internet.

Como se puede observar, la elección del público objetivo tendrá una incidencia directa sobre el contenido, diseño y promoción del sitio Web.

Elección de un dominio

Las máquinas conectadas a Internet tienen una dirección numérica única e irrepetible (números desde 0 a 255 separados por puntos), llamada "dirección IP", que sirve para que se puedan comunicar entre ellas.

Sin embargo, las direcciones numéricas son difíciles de recordar, de tal forma que se ideó otra manera de comunicarnos a través de las máquinas, que fuese más sencilla para los humanos: poniéndoles seudónimos o "nombre de dominio".

Así, alguien que quiere acceder a la página de alguna empresa, no necesita recordar la combinación numérica 208.134.241.178, sino que puede memorizar más fácilmente lo siguiente: cocacola.com

Hasta hace no demasiado tiempo, el dominio no era más que una herramienta que permitía a los internautas acceder a las páginas Web.

Aunque sigue cumpliendo este cometido, la proliferación de páginas Web y los objetivos comerciales que persiguen muchas de ellas han provocado que el nombre del dominio sea un elemento cuya elección resulta importante. De lo contrario, podría convertirse en una barrera de entrada a la página Web, sobre todo cuando el acceso se hace de manera manual.

Tanto las personas individuales como las organizaciones tienen la posibilidad de disponer de una página Web en Internet sin necesidad de adquirir un dominio propio.Existen proveedores que permiten alojar la página de manera gratuita.

Sin embargo, esta circunstancia tiene un impacto negativo para las empresas comerciales ya que, normalmente, la dirección que habrá que introducir para llegar a las páginas que se acogen a esta alternativa tendrán un aspecto y dimensión parecida a la siguiente:

http://www.nombre_proveedor.com/usuarios/paginas/cocacola.

En este caso, el nombre de dominio es el del proveedor y el resto de la dirección (separada por barras /) son los directorios de su disco duro donde se aloja la página considerada.

Como se puede observar, la empresa que disponga de una dirección de este tipo está dificultando su memorización por parte de las personas que estén interesadas en sus contenidos y, en consecuencias, el acceso manual a su página.

Por esta razón, para una Web corporativa, lo lógico es intentar conseguir un nombre de dominio propio y normalmente, que coincida con el nombre de la empresa.

De esta forma, la dirección http://www.cocacola.com resulta mucho más accesible. Sin embargo, esto no siempre es posible, ya que puede ocurrir que alguna otra persona u organización posea  ya el dominio deseado por la empresa.

De hecho, existen numerosos casos de empresas que se encuentran inmersas en proceso jurídicos para poder disponer de dominios que según su criterio deberían serles asignados pero que pertenecen a otras empresas o particulares.

"Es importante que una Web corporativa consiga un nombre de dominio propio, que coincida con el nombre de la empresa"

Los nombres de dominio se deben comprar a una entidad autorizada para su emisión.

La organización supranacional ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números) es responsable de la gestión técnica del Sistema de Nombres de Dominio (DNS) y, además, determina qué empresas pueden ser registradoras de dominios de primer nivel.

Dicha organización no entrega los dominios, pero tiene delegaciones por todo el mundo. En realidad, el Sistema de Nombres de Dominio reparte la gestión entre distintos sub-administradores.

Es en la cota más alta de la jerarquía de Internet donde se encuentran los dominios de primer nivel, bajo los cuales se pueden registrar nombres de dominio de segundo nivel.

Dentro de dicha categoría, y aunque no son los únicos, se pueden mencionar los siguientes por la importancia que tienen desde el punto de vista empresarial:

  • Algunos dominios genéricos como ".com" (organizaciones de naturaleza comercial), ".org" (organizaciones sin ánimo de lucro) y ".net" (organizaciones dedicadas a actividades de la Red). Pueden ser contratados a través de cualquier empresa autorizada por ICANN.
  • Dominios geográficos (dominios de dos letras correspondientes al código ISO-3166 de cada territorio como ".it" (para Italia), ".ar" (para Argentina), ".cn" (para China), ".mx" (para México), etc.
  • Además de éstos, el 16 de noviembre de 2000 fueron aprobados otros siete nuevos dominios por el ICANN (de entre 44 candidaturas presentadas). Dichos dominios se concretan en los siguientes: ".biz", ".info", ".aero", ".coop", ".museum", ".name" y ".pro".

Elaboración del Sitio Web

"Lo mejor sería que la empresa fuera imaginativa y consiguiera ofrecer algo que le dotase de una diferencia valorada por su público con respecto al resto de ofertas existentes en Internet"

Una vez llegado el momento de diseñar la página Web, habrá que tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Tiene que resultar útil para el destinatario, por lo que cobra especial importancia la correcta elección de los contenidos que se van a incluir en el sitio Web. Los internautas poseen completa libertad para elegir las páginas a las que desean acceder. Por esta razón, aun suponiendo que la empresa fuera capaz de generar una primera vista a su website empleando las herramientas más adecuadas para ello, si su contenido no resulta atractivo para el usuario, dicha visita será corta y, posiblemente, no volverá a repetirla. Por ello, antes de diseñar la página, la empresa debería realizar una reflexión profunda sobre cuáles pueden ser aquellos aspectos que interesan a su público objetivo y que le motivarían a acceder al sitio Web, con el objeto de incluirlos en él. Entre dichos aspectos cabe citar las noticias de interés recursos del sector, catálogos de productos, buscadores, concursos, foros de discusión, boletines, estadísticas, etc. Sin embargo, lo mejor sería que la empresa fuera imaginativa y consiguiera ofrecer algo que le dotase de una diferencia valorada por su público con respecto al resto de ofertas existentes en Internet.
  • Se deben incorporar en la página elementos que hagan que la visita sea atractiva y que sean coherentes con la imagen corporativa. No obstante, este atractivo está sujeto a las limitaciones tecnológicas que actualmente tiene la Red. Por esta razón:
    • Se debe optimizar el tamaño de la página Web. El diseñador de la página tiene que tener en cuenta que determinados elementos pueden provocar que el tiempo necesario para que llegue a cargarse sea excesivo. En este caso, es posible que el internauta decida no esperar y no visualice el sitio Web.
    • Se debe comprobar cómo funcionan los distintos elementos incluidos en la página con los navegadores más utilizados por los internautas, ya que emplean una tecnología ligeramente diferente y, como resultado, el aspecto visual de las páginas puede variar de unos a otros.
  • Además de atractiva, la visita tiene que ser cómoda, por lo que es importante trazar vías de navegación. La página tiene que estar estructurada de tal forma que en ningún momento dificulte el acceso del internauta a sus distintas partes.
  • La actualización periódica de los contenidos cobra especial importancia si se desean conseguir nuevas visitas de los destinatarios en el futuro. Es un error pensar que los esfuerzos que deben dedicarse a un proyecto Web terminan cuando la página ya está publicada. Su revisión y actualización deben ser constantes, con el objetivo de generar repetición en las visitas.
  • Se debe potenciar la interactividad, que además le puede proporcionar a la empresa un mayor conocimiento de cuáles son las motivaciones de su público, los contenidos que le interesan, etc.
"Es un error pensar que los esfuerzos  que se deben dedicar a un proyecto Web terminan cuando la página ya está publicada"

Alojamiento del sitio Web

Una vez creada la página Web, habrá que contratar un hosting o alojamiento.

Se trata del lugar en el cual el sitio Web será colocado para su publicación en Internet, de tal forma que los usuarios puedan tener acceso a él a través de Internet.

Una vez que llega a este punto, la empresa dispone de distintas alternativas:

  • Alojamiento virtual: lo alquila o regala cualquier proveedor de servicios e, incluso, algunos sitios Web. La ventaja que presenta es el costo (ya que el servicio se comparte con otras empresas), pero el control que se tiene sobre él es nulo.
  • Tener un servidor propio: el control sobre el servidor es total, pero resulta muy costoso y, normalmente, sólo las grandes empresas pueden hacer esta inversión.
  • Servidor dedicado: es un servidor alquilado, pero dedicado al uso exclusivo de la empresa. Lo importante en esta alternativa es elegir el proveedor adecuado.

Sin embargo, los esfuerzos que se deben dedicar a un proyecto Web no terminan una vez que la página se encuentra publicada para ser consultada por cualquier internauta interesado en ella.

En primer lugar, si se quiere generar tráfico hacia el sitio Web, la empresa debe iniciar una labor de promoción del sitio Web que puede abarcar acciones tanto fuera de la Red (off-line) como en su seno (on-line).

En segundo lugar, si se pretende que los destinatarios repitan las visitas a la página en el futuro, la empresa tendrá que realizar un esfuerzo por mantenerse informada sobre cuáles son los contenidos que les interesan, con la intención de ir incorporándolos y potenciándolos en las continuas actualizaciones y revisiones que las personas que frecuentan este medio demanda. De esta forma, la empresa evitará tener que pronunciar en secreto:

"Tenemos página Web, pero no accede a ella casi nadie".
Diseño de páginas Web en Puerto Vallarta y Bahía de Banderas akus.net
subir

Síguenos en Facebook

Artículo de la semana

Cómo iniciar una página WebMetodología para la creación de sitios

Comprende las fases de Análisis, Planificación, Contenido, Diseño. ¿Qué método utilizas?